¡Cocinemos juntos!
Banner-Agosto

¿Quieres compartir un buen rato con los niños? ¿Qué tal cocinar juntos? A los niños les gusta colaborar en la cocina, más que en cualquier otro lugar de la casa, porque lo ven como un juego. Revolver los ingredientes de una tortilla, rallar queso, o extender una masa, son cosas que los niños disfrutan por montones. Involucrarlos en la cocina implica darles responsabilidades y eso los hace sentir importantes. Así que, con un poco de paciencia, mucho amor y sentido común – para no olvidar que somos los adultos a cargo – podemos hacer de la cocina un sitio para compartir y disfrutar mientras preparamos deliciosas recetas.

Algunas cosas a tomar en cuenta:

En la cocina, hay tres áreas bien definidas: agua (el lavaplatos), frío (la nevera) y calor (la cocina y el horno). En las dos primeras los niños podrán ayudar con comodidad, sacando vegetales de la nevera y lavándolos, enjuagando algún plato o herramienta. Con el área caliente hay que tener más cuidado. Los niños o deben manipular ollas ni sartenes en la cocina, tampoco abrir el horno, esa tarea le toca al adulto a cargo.

¿En qué ayudo? Prepárate para tener una respuesta a esa pregunta, ¡porque te la harán a cada rato! Rallar (zanahorias, queso) lavar (todos los vegetales), pelar (con pelapapas), separar las yemas de las claras de huevo, enharinar moldes, batir mezclas en un recipiente. Todas esas son tareas en la que los niños pueden ayudar perfectamente.

Mención especial requiere cortar, pues el manejo de cuchillos afilados es tarea para adultos; sin embargo, puedes dejarlos cortar pedacitos de jamón o queso con un cuchillo de mesa, no afilado, para que se sientan como “un gran cocinero”.

Comparte las instrucciones con ellos. Todo, hasta el más sencillo de los pasos, es una novedad para ellos; vale la pena leerlo y explicarlo para que puedan hacerlo.

Recuerda que con los niños todo el proceso es importante y el resultado siempre será valioso, aunque a alguien se le haya ido un poco más de sal o de azúcar en la mezcla. La sonrisa de satisfacción que tendrán al mostrar las recetas hechas con sus propias manos, bien vale la pena.

Compartir en
Comentarios: