Consejos para evitar desperdiciar comida
Banner_Lechuga_Solo

El desperdicio de alimentos es un problema grave y creciente. Aunque sabemos que no se practica voluntariamente, queremos ofrecerte varios consejos para contribuir a que menos comida termine en la basura.

  • Salva tu ensalada: si eres de los que suele arrojar a la basura las hojas de la lechuga, ahora puedes hacer que duren más colocando sus tallos en agua, al igual que con las flores. De esta manera se mantendrán frescas y crujientes y hasta pueden revivir las hojas marchitas.

 

  • Cada granito cuenta: si el arroz se cocina demasiado o no queda suelto, puede terminar en la basura. Si esto te ocurre, puedes usarlo para hacer torticas de arroz asadas o fritas, o lo puedes usar para rellenar verduras. A pesar de que no es recomendable dejarlo a temperatura ambiente por mucho tiempo porque se reproducen bacterias, si lo refrigeras después de cocinarlo es seguro comerlo días después.

 

  • Sácale jugo a las frutas: aunque no siempre tienes que preparar batidos naturales, puedes cocinarlas o congelarlas. Si las congelas puedes utilizarlas para agregarle a sorbetes o jugos naturales y si las cocinas puedes preparar mermeladas o compotas.

 

  • Multiplicar los panes: si se endurece el pan, puedes cortarlo en rodajas o congelarlo entero, lo puedes moler para usar las migas para empanizar carnes, aves o pescados; puedes usar el pan duro para bañarlo con huevo y preparar tostadas francesas; y hasta cortar pequeños cubos, mojarlos con aceite de oliva y colocarlos en el horno para hacer unos deliciosos crutones.

 

  • Cocinar y congelar: para alimentos como sopas, granos, guisos o comida para bebés es recomendable que los congeles después de cocinarlos, puesto que no se secarán al calentarlos. En cambio para comidas como pastichos o pizzas es preferible ensamblar los ingredientes y congelarlos para después llevarlos al horno y que conserven su sabor.
Compartir en
Comentarios: